COP24: el cambio climático se integra en la estrategia de las empresas

Artículo de José Luis Morales.
Publicado originalmente en la Revista Tècnica, del Col·legi d'Economistes de Catalunya.

El calentamiento global es uno de los mayores riesgos al que se enfrentan las empresas, las economías y las sociedades, con implicaciones para la estrategia, la reputación y la resiliencia de las compañías. Revisaremos algunas de las principales iniciativas destinadas a guiar los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático.

La
COP24
del pasado mes de diciembre en Katowice (Polonia), una de las principales áreas
de extracción de carbón de Europa, ha sido la más importante desde la COP21 de
París, dando como resultado casi 200 países signatarios de un libro de reglas
para la implementación del Acuerdo Climático de París.

En
octubre, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático
(IPCC) publicó un informe especial para exponer los importantes beneficios que
reportaría la limitación de los impactos del calentamiento global a 1,5ºC,
señalando que el mundo solo dispone de 12 años para evitar los peores impactos
del cambio climático.

Y,
poco antes de la Cumbre de Katowice, los CEOs de las grandes compañías globales
integrantes de la Alliance of Climate Action reunidas por el Word Economic
Forum, publicaron una carta
abierta
dirigida a los gobiernos, enfatizando la
necesidad de una mayor colaboración para acelerar la implementación de
mecanismos efectivos de fijación de precios del carbono, así como políticas que
incentiven la inversión baja en carbono e impulsen la demanda de soluciones de
reducción de carbono.

La cantidad de proyectos de fijación de precios del carbono iniciados en el mundo se ha duplicado desde 2012, lo que aumenta el coste para la ineficiencia del carbono en las empresas. Los costes directos del carbono afectan a todas las compañías, pero el impacto en los beneficios depende del potencial de cada compañía para reducir sus emisiones, así como en su capacidad para transferir esos costes al consumidor.

En
la COP24, la Comisión Europea compartió su 2050
Net-Zero GHG Climate Strategy
, iniciativa que
confirma el liderazgo de la UE en la transición a una economía baja en carbono,
y que va a afectar a todas las empresas. Además, la Hoja
de Ruta de la Comisión Europea sobre Finanzas Sostenibles

recibió grandes elogios.

La
Cumbre confirmó las recomendaciones de la Task Force on Climate-Related Financial
Disclosures (TCFD)
como el marco internacional
de comunicación para que las empresas puedan presentar una divulgación más
consistente de los impactos financieros derivados de los riesgos relacionados
con el clima, y también de las oportunidades.

Las
partes interesadas de estas compañías (inversores, bancos, compañías de
seguros…) están solicitando dicha información, ya que una deficiente asignación
de los fondos invertidos (debido a factores climáticos no contabilizados)
representa un riesgo importante para los mercados financieros. Las directrices
de TCFD pueden evaluar mejor dichos impactos e impulsar la transformación hacia
una economía sostenible y baja en carbono.

Los grandes inversores institucionales están teniendo cada vez más en cuenta el riesgo climático en sus decisiones de inversión, y están avanzando de manera decisiva en sus enfoques para la valoración del impacto. Javier Garayoa, director general de Spainsif, la plataforma de encuentro y referencia en materia de inversión sostenible y responsable en España, destaca el excelente momento que vive la inversión sostenible, y afirma que “no es posible un futuro que no sea sostenible”.

Los
inversores deben saber cómo invertir en una economía en transición. En la
composición anual del Dow Jones Sustainability Index (DJSI), por ejemplo, el
criterio de estrategia climática es uno de los más de 20 criterios que
conforman la evaluación completa compilada por DJSI RobecoSAM.

Con
una mayor transparencia, los mercados financieros no solo deberían poder
comprender y evaluar mejor la incertidumbre financiera relacionada con el
clima, sino también las oportunidades de inversión.

Este
problema de transparencia es el que Reporting Integrado
está diseñado para solucionar. A medida que las compañías buscan capitalizar
las vastas oportunidades financieras y de reputación de emprender acciones
climáticas consistentes, un número creciente de empresas está evolucionando
desde los informes de sostenibilidad, en favor un informe integrado orientado
hacia el futuro, vinculado a la estrategia y al modelo de negocio, y
fundamentado en que la sostenibilidad puede actuar como un conductor para el
crecimiento y la creación de valor a largo plazo.

También
las compañías integradas en Climate Action +100
mostraron su compromiso con la acción climática: Shell
anunció su plan de reducción de carbono, mientras que la eléctrica Xcel
Energy
y Maersk
anunciaron que reducirían sus emisiones de carbono a cero para el año 2050.

La
Two
Degrees Investing Initiative
pretende crear una
metodología que pueda convertirse en el estándar para que las grandes entidades
de crédito midan el impacto climático de sus carteras de préstamos. De esta
manera, las entidades vincularán las tasas de interés con el desempeño en
sostenibilidad, para alinear su cartera con el escenario de 2ºC del Acuerdo
Climático de París.

La integración de las urgencias climáticas en el sistema financiero y regulatorio, va a tener implicaciones determinantes para los modelos de negocios, la estrategia, el gobierno corporativo y el reporting de todas las compañías.

Las grandes corporaciones globales ya están liderando el camino para reducir sus emisiones, pues son las que disponen de los recursos y las que soportan la presión. Sin embargo, son las pequeñas y medianas empresas las que pueden encontrarse con mayores dificultades para evitar que el cambio climático afecte negativamente a su negocio, y para hacer frente a la disminución en la demanda de productos y servicios intensivos en carbono. Tal vez solo cuenten con unos pocos empleados, pero representan el 99 por ciento de las compañías.

( José Luis Morales és Partner de Alembeeks y Miembro de la Comissió d'Economia i Sostenibilitat)